sábado, 14 de julio de 2012

CUENTOS PARA NIÑOS



BIENVENIDOS A LA CUENTOTEKA ESPIRITA INFANTIL
Envía tus cuentos referentes a tus
lecciones y estudios Espíritas y los publicaremos
aquí mismo.  Envíalos al correo electrónico:
espiritascolombia@gmail.com


LA FALSA APARIENCIA
Cuento


Un día, por encargo de su abuelita, Adela fue al bosque en busca de setas para la comida. Encontró unas muy bellas, grandes y de hermosos colores llenó con ellas su cestillo.

-Mira abuelita -dijo al llegar a casa-, he traído las más hermosas...

¡mira qué bonito es su color escarlata!

Había otras más arrugadas, pero las he dejado.

-Hija mía -repuso la anciana-

Esas arrugadas son las que yo siempre he recogido. Te has dejado guiar por las y apariencias engañosas y has traído a casa hongos que contienen veneno. Si los comiéramos, enfermaríamos; quizás algo peor...

Adela comprendió entonces que no debía dejarse guiar por el bello aspecto de las cosas, que a veces ocultan un mal desconocido.

Autor: Maria Alejandra
Edad: 10 años
Ciudad: Bogotá, Colombia

(Tomado de Internet para ilustrar como ejemplo.)



VERDADERA JUSTICIA
Cuento

Hubo una vez un califa en Bagdad que deseaba sobre todas las cosas ser un soberano justo. Indagó entre los cortesanos y sus súbditos y todos aseguraron que no existía califa más justo que él.

-¿Se expresarán así por temor? -se preguntó el califa.

Entonces se dedicó a recorrer las ciudades disfrazado de pastor y jamás escuchó la menor murmuración contra él. Y sucedió que también el califa de Ranchipur sentía los mismos temores y realizó las mismas averiguaciones, sin encontrar a nadie que criticase su justicia.

-Puede que me alaben por temor -se dijo-.

 Tendré que indagar lejos de mi reino.

 Quiso el destino que los lujosos carruajes de ambos califas fueran a encontrarse en un estrecho camino.

 -Paso al califa de Bagdad! -pidió el visir de éste.

 -Paso al califa de Ranchipur! .-exigió el del segundo.

 Como ninguno quisiera ceder, los visires de los dos soberanos trataron de encontrar una fórmula para salir del paso.

-Demos preferencia al de más edad -acordaron.

 Pero los califas tenían los mismos años, igual amplitud de posesiones e idénticos ejércitos. Para zanjar la cuestión, el visir del califa de Bagdad preguntó al otro:

-¿Cómo es de justo tu amo?

-Con los buenos es bondadoso -replicó el visir de Ranchipur-, justo con los que aman la justicia e inflexible con los duros de corazón.

-Pues mi amo es suave con los inflexibles, bondadoso con los malos, con los injustos es justo, y con los buenos aún más bondadoso.

 -replicó el otro visir.

 Oyendo esto el califa de Ranchipur, ordenó a su cochero apartarse humilde-mente, porque el de Bagdad era más digno de cruzar el primero, especialmente por la lección que le había dado de lo que era la verdadera justicia.

Autor: Pablo
Edad: 12 años
Ciudad: Bogotá, Colombia


(Tomado de Internet para ilustrar como ejemplo.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada